Clasificación de Mieles

 

El Código Alimentario Argentino clasifica las mieles según su origen botánico, su procedimiento de obtención.

Así, en relación con el origen botánico, se puede hablar de mieles obtenidas del néctar de flores (monoflorales o  multiflorales) o de secreciones de partes vivas de plantas y/o excreciones de insectos succionadores (miel de mielada).

Nosotros clasificamos  basados en la tipificación botánica de las mieles, de esta forma se cuenta con la posibilidad de comercializarlas en variedades. Miel de citrus, de eucalipto,  caa-tay, monte (espinillos, algarrobos, caraguatá típico de los montes entrerrianos), pradera (de tréboles, alfalfa, lotus, entre otras).

Por otra parte, los métodos de extracción permiten distinguir nuestra miel en cruda. Ya que todo el proceso de desoperculado y envasado es en frío.

De esta manera conservamos el producto con su máxima calidad.

MONTE

Las mieles procedentes de los bosques nativos presentan un color más oscuro que el resto de las mieles, debido a que el origen botánico influye en el contenido de flavonoides totales y carotenoides.

PRADERA

La miel de pradera posee un color blanco. Tiene un aroma floral muy tenue y poco persistente y su sabor es dulce e intenso. Cristaliza rápidamente en cristales blancos y finos.

CATAY

La miel de caa-tay posee un color que va del ámbar extra claro al ámbar claro y puede presentar tonos rojizos. Su sabor picante es inconfundible, y se caracteriza por no cristalizar.

EUCALIPUS

La miel de eucalipto posee un color que va del ámbar claro al ámbar, con brillos verdosos, apreciables en superficie. Aroma muy intenso y persistente, a madera mojada. El gusto es dulce con ligera acidez. Su cristalización es media y el tamaño de los cristales suele ser fino.

CHILCA

La miel de chilca posee un color que va del blanco al ámbar claro y su sabor es algo picante debido a su marcada acidez. Su cristalización es media formando cristales finos.

CITRUS

La miel de citrus posee un color que va del blanco agua al ámbar extra claro. Aroma a azahares que acompaña a un gusto cítrico muy diferente al resto de las mieles claras. De cristalización no muy rápida y lo hace en forma de cristales finos.

Miel

La miel es un alimento con importantes cualidades nutricionales, posee acción bactericida y es agente terapéutico en algunas afecciones y desequilibrios nutricionales del organismo.

Miel, es aquel producto alimenticio producido por las abejas melíferas a partir del néctar de las flores, de las secreciones procedentes de partes vivas de las plantas y/o de excreciones de insectos succionadores de plantas que quedan sobre partes vivas de plantas. Las abejas recogen dicho néctar, secreciones y/o excreciones y lo transforman, combinan con sustancias específicas propias, almacenan y dejan madurar en los panales de la colmena.

No se incluye en esta definición aquella miel que contenga aditivos, sustancias inorgánicas u orgánicas extrañas a su composición. Es decir, que todo aquello que no cumpla con esta definición no puede denominarse miel.

Igualmente, toda miel diluida con glucosa para su fluidez u otro aditivo, no es considerada como miel. También, estas consideraciones se extienden para las mieles sobrecalentadas en alguno de sus procesos.

Polen

Es un producto natural recolectado de la antena de la flor y que la abeja transforma al añadir néctar y sustancias propias, convirtiéndolo en un excelente alimento.

El polen es un superalimento, se trata de un alimento con increíbles beneficios para nuestro organismo, con valores nutricionales muy completos y provechosos para la salud. Entre estos, se destacan su capacidad para mejorar el rendimiento físico e intelectual, subir las defensas y combatir los déficit nutricionales.

La característica que mayor interés suscita es que reúne todos los aminoácidos esenciales para el organismo humano, incluso aquellos no sintetizables por nuestro organismo y que habitualmente sólo se encuentran en alimentos de origen animal.

Es difícil encontrar un alimento que iguale al polen por su variedad de aminoácidos, pero además el polen contiene diez tipos distintos de vitaminas y cinco minerales imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo humano.

En el polen podemos encontrar:

  • Vitaminas A, D, E, B1, B2, B6, C, K, ácido nicotínico, ácido pantoténico, colina. Es uno de los alimentos más ricos en vitaminas que existen.
  • Minerales como oligoelementos: sodio, potasio, magnesio, calcio, aluminio, hierro, cobre, zinc, manganeso, plomo, sílice, fósforo, cloro y azufre.
  • Enzimas: diastasa, amilasa, catalasa, diaforasa, pectasa, dihidrogenasa láctica, fosfatasa y sacarosa.
  • Aminoácidos: alanina, arginina, cistina, glicina, histidina, isoleucina, lisina, fenilalanina, triptófano, etc.
  •  Por otra parte, el polen contiene, de manera aproximada, un 25% de proteína y un 4% de fibra.

 

El consumo diario de polen aporta los siguientes beneficios a nuestra salud:

  • Aumenta la resistencia física, reduce la fatiga y facilita la recuperación después de una convalecencia.
  • Mejora la irrigación cerebral y la capacidad intelectual.
  • Regula el sistema nervioso, mejora el estado de ánimo y reduce el estrés.
  • Mejora el sistema digestivo y combate la falta de apetito; además, favorece y regenera la flora bacteriana intestinal.
  • Mejora la visión, gracias a su contenido en riboflavina.
  • Estimula el sistema inmunitario y sube las defensas.
  • Compensa la hipotensión de manera gradual y natural.
  • Favorece el desarrollo y crecimiento de los niños.
  • Regula los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre y equilibra el pH sanguíneo.
  • Es un excelente suplemento protector para pacientes con cáncer que están sometiéndose a quimioterapia o radioterapia.
  • Mejora la potencia sexual y combate la impotencia y la frigidez.
  • Mejora el sistema circulatorio y cardiovascular.
  • Reduce la inflamación de próstata o prostatitis, gracias a su contenido en zinc y hormonas sexuales.
  • Detiene la caída del cabello en algunos casos, gracias a su contenido en cistina, un nutriente que aumenta el sistema piloso.
  • Combate la rinitis alérgica, a largo plazo.

 

Nota: Polen (del latín pollen, «polvillo muy fino») es el nombre colectivo de los granos, más o menos microscópicos, que producen las plantas con semilla (espermatófitos), cada uno de los cuales contiene un microgametófito (gametófito masculino).